¿La EII es curable?

La EII no es "curable" pero se puede controlar con modificaciones al estilo de vida y tratamientos médicos. Algunas personas tienen largos periodos de remisión (es decir, de falta de síntomas), mientras que otros pueden ser propensos a ataques más frecuentes. Sin embargo, con un buen manejo, es posible esperar tener una vida plena y "normal" con ninguno o casi ningún efecto en la expectativa de vida.

Su progreso en el año posterior al diagnóstico es un buen indicador de cómo evolucionará la EII. Remisión durante un año o más después del diagnóstico es una buena señal, mientras que más de dos ataques pueden predecir una enfermedad más problemática.

Es muy difícil predecir las consecuencias a largo plazo de la EII. Para que su médico supervise la evolución de su EII, deberá ir a consultas regulares de seguimiento. Además de esto, también podría ser necesario que se someta a valoraciones posteriores para reevaluar la enfermedad, especialmente si su tratamiento de mantenimiento no es exitoso por alguna razón.

No obstante, en muchos casos, una vez que se ha establecido un plan efectivo de control, la frecuencia de sus consultas regulares de seguimiento se reducirá y tendrá la libertad de llevar una vida plena y activa.

Denos su opinión