Mantenga su EII bajo control

No existe ninguna cura médica para la colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn. Pero existen maneras de ayudar a controlar la enfermedad y controlarla para evitar complicaciones y la reaparición de los síntomas. Éstas son:

Pruebe nuestra Herramienta de bienestar para la EII y para dar seguimiento a qué también está controlando enfermedad inflamatoria intestinal (EII). Responda unas cuantas preguntas sencillas y reciba:

  • Consejos personalizados de bienestar
  • Sugerencias prácticas orientadas al estilo de vida para ayudar a controlar mejor la EII
  • Información sobre dieta, nutrición, medicamentos y relaciones

Medicamentos para la EII

Los medicamentos desempeñan un papel vital en ayudar a controlar tanto la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn. En general, los medicamentos funcionan para ayudar a reducir la inflamación en los intestinos permitiendo que las áreas afectadas sanen. Esto ayudará a aliviar los síntomas de diarrea, sangrado rectal y dolor abdominal.

El tratamiento tiene como objetivo:

  • Aliviar los síntomas de una agudización de los síntomas
  • Lograr la remisión (ausencia de síntomas). Su médico puede llamar a esto 'inducción de la remisión". Una vez que los síntomas están bajo control, el tratamiento buscará liberarlo de cualquier síntoma a largo plazo. A esto se le llama 'tratamiento de mantenimiento'
  • Evitar las complicaciones complicaciones para mejorar así la calidad de vida
  • Algunos de los medicamentos utilizados para estos fines distintos podrían ser los mismos pero se administran en diferentes dosis por períodos de tiempo distintos para diferentes fases de la enfermedad.

El tipo de tratamiento será diferente dependiendo de su estado general de salud y de cómo le está afectando el trastorno. Su plan de tratamiento se basará en los siguientes elementos:

  • Ya sea que padezca colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn
  • Su historial de salud y de tratamiento
  • Sus necesidades, deseos y expectativas personales

Para las personas con colitis ulcerosa, el tratamiento depende de la cantidad del intestino que se encuentra afectada y la severidad de la inflamación. Por ejemplo, la enfermedad en la parte inferior del intestino puede tratarse con fármacos administrados directamente en el recto con un enema o supositorio, pero la inflamación en otras partes del intestino puede ser tratada por vía oral utilizando tabletas.

Para la enfermedad de Crohn, el tratamiento con medicamentos similares a los utilizados para la colitis ulcerosa suele ser también el primer acercamiento. Sin embargo, con enfermedad de Crohn, los fármacos que inhiben el sistema inmunológico (metotrexato, azatioprina o 6-mercaptopurina) se utilizan con mayor frecuencia para ayudar a controlar la inflamación y como terapia de mantenimiento para ayudar a evitar que los síntomas regresen.

Con ambas enfermedades, se puede necesitar cirugía si el medicamento no funciona bien o si existen complicaciones, aunque el tratamiento con medicinas es generalmente el primer acercamiento. Si se pregunta si es posible que sea necesario que se le someta a cirugía, hable con su médico.

Establecer un plan del tratamiento

Una vez que se le ha diagnosticado colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn, su médico ideará un plan de tratamiento que normalmente involucra un tratamiento de mantenimiento que es la medicina que deberá tomar todos los días para evitar la aparición de los síntomas.

Deberá tener citas regulares de seguimiento para asegurarse de que el tratamiento esté funcionando y que se adapta a usted y su estilo de vida, así como para supervisar la evolución del trastorno.

Intente apegarse a este plan de tratamiento lo más que le sea posible, ya que es la mejor manera de mantener su EII bajo control.

Si el plan parece estar fallando, o si empieza a sufrir efectos secundarios, hable con su médico, quien podrá revisar o cambiar sus medicamentos de manera acorde.

También se le podría canalizar con un(a) especialista en enfermería para EII, quien podrá brindarle apoyo adicional y detalles de otras fuentes de información y grupos de apoyo para pacientes.

 

 

Denos su opinión