Empleando personas con EII

Si tiene un empleado que le informó que tiene colitis ulcerosa o la enfermedad de Crohn (también puede haber utilizado el término enfermedad inflamatoria intestinal (EII)), puede ser que se pregunte qué es esta enfermedad y el impacto que puede tener en el trabajo y la persona que trabaja para usted.

Entender la enfermedad es el primer paso para asegurar que puede apoyar y obtener lo mejor de la relación laboral con su empleado.

Esta sección le ayudará a:

  • Entender qué es la enfermedad inflamatoria intestinal
  • Entender cómo este padecimiento puede afectar a su empleado
  • Entender cómo es posible, en ocasiones con cambios mínimos, para las personas con colitis ulcerosa o enfermedad de Crohn trabajar de forma exitosa y cumplir su potencial
  • Entender qué puede hacer para ayudar y cómo pueden trabajar juntos

La mayoría de las personas con enfermedad inflamatoria intestinal (EII) tiene vidas productivas y muchas de ellas trabajan tiempo completo. Sin embargo, como con cualquier enfermedad crónica, entender y hacer los ajustes necesarios para tomar en cuenta las necesidades de la salud puede ayudar en gran medida.

¿Qué es EII?

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) es un término para describir la inflamación crónica (permanente) del sistema digestivo.

Estas condiciones son para toda la vida y pueden brotar o mejorar de forma impredecible. Muchas personas con EII tendrán largos periodos en que tengan pocos síntomas o ninguno. 

¿Cuáles son los síntomas de EII?

Las personas que padecen EII no tienen malestar todo el tiempo. La mayoría de las personas tienen periodos de remisión en los que se sienten relativamente bien intercalados con recaídas en las que el padecimiento empeora. Los síntomas de una recaída incluyen:

  • Dolores estomacales
  • Necesidad urgente y/o frecuente de ir al baño
  • Diarrea (en ocasiones con sangre)
  • Cansancio extremo
  • Náusea y vómito
  • Falta de apetito
  • Pérdida de peso

Lo que no es...

  • EII no es lo mismo que el síndrome más común llamado Síndrome del intestino irritable (SII)
  • No es contagioso

¿Cuál es el tratamiento?

La EII es una enfermedad crónica (continua) que significa que requiere tratamiento permanente. Si se toman conforme a la receta, la mayoría de las medicinas ayudan a controlar las recaídas para que la persona pueda continuar con su vida normal.

Claramente todas las medicinas tiene riesgos de efectos secundarios y una persona con EII puede padecer:

  • Aumento de peso relevante
  • Redondez de la cara
  • Acné
  • Cambios de humor
  • Euforia a depresión
  • Dolores de cabeza
  • Náuseas
  • Síntomas parecidos a la gripe
  • Incremento de riesgo de infección (tener resfriados o gripas)

¿La EII afectará la capacidad de mi empleado de hacer su trabajo?

La mayoría de las personas con EII son capaces de trabajar tiempo completo. Los estudios sugieren que las personas con EII le dan gran prioridad a mantener su asistencia y desempeño en el trabajo. Más de las mitad de las personas estudiadas indicaron hacer más esfuerzo en el trabajo para compensar fallas que puedan resultar de su EII. Las personas que se sentían bien en su salud actual tenían una calificación de productividad de trabajo total que era mejor que la población general saludable.

¿Cómo puedo apoyar a mi empleado?

Entender la EII y el efecto que puede tener en su empleado y discutir la situación con él puede ayudarle a encontrar la mejor manera de seguir adelante.

Si su empleado siente que lo apoyan y comprenden, es más probable que se sienta positivo sobre venir a trabajar y sienta responsabilidad por su trabajo y colegas.

Algunos detalles que pueden ayudar incluyen:

  • Instalaciones de baños accesibles: las personas con EII pueden necesitar acceso urgente al baño sin gran advertencia. Encontrarles un espacio cerca de los baños puede ser de gran ayuda. Las personas se preocupan con razón sobre los olores y sonidos, lo cual les causa vergüenza. Estas preocupaciones con frecuencia son una causa importante de estrés
  • Baños adecuados: Los baños en el trabajo con frecuencia carecen de privacidad y ventilación suficiente. En dichos casos, el acceso a un baño separado e individual como los baños para discapacitados puede ayudar a reducir la vergüenza
  • Flexibilidad en acuerdos de trabajo: Si es posible, tener horarios laborales flexibles significa que su empleado puede trabajar menos cuando se siente mal y reponer el tiempo cuando esté bien. En ocasiones una entrada más tarde puede ayudar con la opción de reponer el tiempo. Algunos jefes permiten a su personal hacer horas extra para poder restarlas cuando se necesiten
  • Ambiente social de apoyo en el trabajo: Los compañeros de equipo o colegas que se apoyan unos a otros pueden ayudar a mejorar la productividad y el espíritu de equipo. Estos factores son, por supuesto, no sólo específicos para la EII, sino que también se consideran un manejo de buena práctica y buenas formas de atraer y retener trabajadores comprometidos
  • Tiempo libre para citas con el doctor o en el hospital: Dedicar tiempo libre (que no sea parte del beneficio de vacaciones) es importante
  • Ajustar los objetivos de desempeño para tomar en cuenta el efecto de ausencia por enfermedad o fatiga
  • Capacidad de trabajar de forma remota: Encontrar la forma de permitir al personal trabajar desde casa puede ayudar a reducir el cansancio y ayudar al personal a sentirse protegido, en especial en los momentos en que no se siente bien

¿Qué debo hacer al respecto?

Encontrar la mejor forma de ayudar a su empleado debe ser un proceso de dos vías. Dedique tiempo a sentarse juntos a discutir la mejor forma de salir adelante. Pregunte a su empleado si le gustaría que alguien estuviera con él, como por ejemplo alguien de salud ocupacional o recursos humanos.

Recuerde, esconder los síntomas de EII puede ser una presión para los empleados. Puede ser un alivio hablar abiertamente sobre su padecimiento. Mostrar respeto y compasión es probable que tenga el mejor resultado para todos. 

Puede empezar por:

  • Explicar que le gustaría planear anticipadamente para poder pensar las estrategias antes de que surja la necesidad de ayudar al miembro de su personal. Asegurar a su empleado el mantener la confidencialidad y respeto
  • Preguntar a su empelado qué cosas le parecen difíciles como resultado de su padecimiento
  • Comentar qué podría ayudar (incluyendo horas flexibles de trabajo, acceso al baño)
  • Comentar un procedimiento para tiempo de ausencia por enfermedad (cómo le gustaría que lo contacten, comprobante médico requerido, etc.)
  • Comentar un procedimiento para regresar al trabajo si ocurrió un tiempo largo de ausencia por enfermedad
  • Reemplazo: Si su empleado necesita descansos frecuentes para ir al baño, comente cómo organizar que otros miembros del personal lo cubran, si esto es un problema
  • Pregunte a su empleado si le gustaría que su padecimiento se mantenga confidencial o qué y cómo decirle a otros miembros del equipo

Al ofrecer apoyo constante y revisiones frecuentes, tanto usted como su empleado pueden encontrar formas de ajustar las prácticas laborales para facilitarle que continúe trabajando.

Puede haber momentos en que algunas personas con EII estén ausentes por periodos más largos de lo normal. Esto puede ser debido a una recaída severa o en ocasiones debido a cirugía por su EII. Es común que las personas pierdan la confianza sobre ser capaces de regresar a trabajar, aún cuando estén ausentes por enfermedad por periodos cortos, y mantenerse en contacto con el empleado puede ayudar a esto.

Denos su opinión